AUTOR: Patrick Monney

TOKIO IMPECABLE Y MODERNA - OZ Magazine

Capital desconocida del primer mundo oriental. En esta mítica urbe japonesa todo ocurre y se transforma a la velocidad de una bala.

Los barrios en la capital de Japón palpitan al ritmo de las grandes estaciones del metro. Inmensa urbe de rascacielos que se aplastan al salir a sus suburbios: Tokio es mágica. Se inunda de anuncios espectaculares luminosos, la habita un silencio respetuoso y se pinta de una limpieza impecable, es la ciudad perfecta. Describirla no transmite el sentimiento que genera, hay que vivirla para entenderla y amarla. Mezcla un mundo que recibe al foráneo con gran elegancia y lo acoge con cierto desprecio, que luego transforma en cariño. Es una ciudad que se deja querer.

ozmgazineciudadtokiojaponAl llegar a Tokio, se respira un aire de ciudad en movimiento, como si los edificios mismos se movieran, animados por la muchedumbre que invade las calles, tiendas y trenes. Todo sorprende: la impresionante vista desde el Mandarin Oriental –alojado en el piso 38 de la torre del Ala–, los melones en la tienda Mitsukoshi –que cuestan 100 dólares la pieza–, las exquisitas panaderías de lujo, los restaurantes de todo tipo y categoría, las vitrinas con escaparates dignos de una galería de arte, la gente que descansa mientras viaja en los trenes y el metro.

En la noche, la ciudad brilla como una joya planetaria. Los neones bailan para desestabilizar los pasos; los inmensos casinos retumban con el ruido de las máquinas, mientras se ahogan con espeso humo de cigarro y, sin embargo, las calles lucen impecables y limpias: no hay ni una colilla de cigarro tirada. La gente es maravillosamente cortés, educada y alegre. www.turismojapon.com

Chécate la nota completa en nuestra revista Oz Magazine, Octubre-Noviembre 2015