Normalmente una cárcel alberga aquello que no es deseable para la sociedad, sin embargo en Holanda actualmente contienen lujo y extravagancia. Gracias a la gigantesca disminución de crimen, han decidido convertir algunas prisiones en hoteles.

Cabe resaltar que otras prisiones se convirtieron en asilos, hogar de refugiados o edificios con otros propósitos. Por suerte para algunos turistas y amantes de lo extravagante y fuera de serie, “The Het Arresthuis” en Roermond fue una de las primeras prisiones convertidas en un hotel de lujo.

Dentro de “The Het Arresthuis”, los huéspedes pueden elegir entre cuatro hermosas suites bajo los nombres: “The Jailer”, “The Lawyer”, “The Director” y “The Judge”. No olvidemos sus amenidades como Wi-Fi, pantallas y un fino restaurante junto a un centro de ejercicios con los mejores aparatos. Un sauna y un relajante spa complementan el atractivo del lugar.

Helsinki, Stockholm, y Oxford son otros lugares con prisiones convertidas en lujosos hoteles.