Si optas por un reloj, que sea uno que dure toda la vida. Uno que te acompañe en tu día a día, cuando vayas de la mano de él o ella, que resista hasta los embates más intensos y que sea tan resistente como tu amor.

El 14 de febrero es solo un día más de todas las oportunidades que tenemos a lo largo del año para expresar todo el amor que sentimos por nuestros amigos, familia y, por supuesto, esa persona especial que nos acelera el corazón. Lo que hace que este día sea muy especial es la tradición de regalarle a nuestros más queridos algo que represente, aunque sea mínimamente, todo lo que sentimos por ellos. Es una decisión difícil, ya que muchos buscamos que este obsequio sea tal como nuestro amor: memorable y duradero.

Un reloj resulta ser un accesorio multifuncional que se convierte en imprescindible conforme uno lo adopta en su vida. Hay una pieza para cada edad, gusto, género, momento y situación de la vida, y para enmarcar este San Valentín como un hito en el tiempo, G-SHOCK y BABY-G presentan dos modelos hechos especialmente para conmemorar el amor de pareja.

La duo conformado por el GST-S310BDD-1A de G-SHOCK y el MSGS200BDD-1A de BABY-G fue diseñada con una apariencia de espejo que pretende funcionar tal como nuestra vida sentimental, porque vernos reflejados en los ojos de esa persona especial es probablemente de las mejores experiencias de la vida. Los diamantes que adornan los números seis, nueve y doce encuadran la ocasión y sirven también para recordarnos por qué este momento es y será único aunque pase el tiempo.