La empresa REC que en su momento hizo relojes con piezas de Mustangs reciclados, ahora lo hace con piezas rescatadas de un Porsche 911. 

Basta con no olvidar que el 911 es uno de los modelos más queridos e icónicos de la marca, así que crear unos relojes con partes que ya no tendrían un mejor uso, no pareció mala idea.

Sin embargo, eso no es todo, los creadores decidieron llevar esta idea más lejos; la colección de tres  relojes usa movimientos automáticos Miyota, la cara del reloj está inspirada en el tablero clásico del auto, la reserva de poder asemeja el medidor de gasolina y aceite, la parte de atrás fue hecha con base en los rines Otto Fuchs.

Es sin duda una gran pieza de arte y diseño.