MITRE REPRESENTA LAS DOS CARAS DE MÉXICO

En la actualidad es muy sencillo y común, denominar algo como «tradicional» sin embargo el factor necesario para hacer la declaración, tiene su base en el proceso. En el ámbito de los licores, no es la diferencia. El ejemplo perfecto de lo antes expuesto es MITRE, conoce un poco más de ellos y de su pasión.

Trabajando con los Maestros Mezcaleros Don Tacho y su hijo Joel Santiago, MITRE opera con un modelo de creación que abarca desde el cultivo del agave hasta el envasado; controlando el abastecimiento de materia prima de gran calidad, así como cada etapa de la producción, todas dentro de la Denominación de Origen.

Proceso

El primer paso es seleccionar los magueyes maduros de especie Espadín, que tardan entre 6 y 8 años en madurar desde su siembra, todos sembrados en el estado de Oaxaca y van a producir los aromas primarios del producto. Después, se retiran los tallos para dejar limpio el corazón o piña.

Se llevan las piñas al palenque, el cual está ubicado en el municipio de Santiago Mazatlán uno de los 7 municipios de la “Región del Mezcal”, y son cocidas durante 3 días en un horno cónico de piedra volcánica, el cual fue previamente calentado durante 7 horas con madera de mezquite y así se logra que las piedras estén extremadamente calientes pero el fuego esta extinto.

Una vez que las levaduras consumieron todos los azucares se puede pasar a la primera destilación en alambique de cobre. El resultado de la primera destilación pasa a una segunda, la cual se conoce como rectificación, y aquí es donde se hace el corte de cabezas, cuerpo y colas. Este cuerpo que se obtuvo tiene que madurar durante 4 meses para poder estar listo para ser envasado a mano en nuestras licoreras de jaguar.

Resultado

Como resultado de todo este proceso obtenemos un mezcal Categoría Artesanal de Clase Blanco o Joven, 100% Maguey Espadín a 40° Alc. Vol. increíblemente suave, enriquecido en aroma con notas cítricas, con sabores balanceados y un ahumado moderado. Es ideal para degustarse solo o para paladares exigentes en mixología. Sus sabores son versátiles funcionando como aperitivo, en maridaje con alimentos o como digestivo.