Capital de contrastes y tradiciones, donde lo antiguo se actualiza, la cocina deslumbra y la vida fiestera del jet-set internacional nunca termina.

Madrid es una estrella europea que brilla con un fuego nuevo mezclado con las tradiciones de antaño y la “marcha” más divertida. Los madrileños salen, no dejan de salir y salen, encore, a divertirse a las terrazas de las calles y avenidas, los bares, restaurantes y teatros: la ciudad no descansa nunca. La capital está siempre de fiesta, celebrando el buen humor y las bromas de sus habitantes. “Quién no sale en Madrid es porque está muerto”, pues más que Barcelona, es el destino más trendy y sus nuevas terrazas en los edificios antiguos son el must a cualquier hora del día.

Porque salir es una degustación de la vida, aquí uno se va de tapas, aprende a hacerlas y a degustar vinos de las mejores regiones; toma clases para cortar el jamón ibérico, sabiendo cuál es cuál, para impresionar a los amigos e invitados, vestido con delantal y gorro de chef con cuchillos profesionales en mano. El hombre madrileño debe llevar a cenar a su pareja al Goya, llegar en limosina y saber quién está comiendo junto: damas elegantes y hombres a la moda; crea así un mundo de encuentros excepcionales, donde la gente refinada se cruza y la fama hace vibrar a la revista ¡Hola!

Madrid arrasa al visitante, lo lleva en un torbellino de lugares, eventos y encuentros. Ciudad de “mucho arte” con la visita al museo Del Prado, el Thyssen-Bornemisza, el Centro Reina Sofía, el Sorolla y, al final del recorrido cultural, hay que tomar el té en la terraza del hotel Los Jardines de Sabatini. Invita a ver las exposiciones en donde sea: en El Retiro, en las galerías, cualquier parte en que la gente se ve y se deje ver. Madrid es “romántico”, es una cena novelesca digna de reyes en el Goya o en otros restaurantes con estrellas Michelin. Aquí el hombre moderno abre la agenda de su día para ver un masaje y luego ir a clases de baile latino, de seducción, de coctel; mientras la mujer sale de la oficina con deseo de ser cortejada. Madrid es una revolución, una película del mundo del glamur y del matador-seductor.

Chécate la nota completa en nuestra revista Oz Magazine, Febrero- Marzo 2016