Los festivales de música son una de las experiencias más agradables y placenteras que puedes encontrar en el mundo. Por unas horas o inclusive días, puedes olvidarte de los problemas en casa, escuela o trabajo. Pero en estos tiempos es posible poder vivir la experiencia de la mejor manera posible asistiendo a los festivales más exclusivos y fuera de lo común, no te arrepentirás.

Electric Forest

La mayor atracción de este festival sin duda alguna es la ambientación, además de esto un lineup con los mejores artistas que te harán bailar toda la noche sin parar. El festival se lleva a cabo en Rothbury, Michigan en el JJ Resort que se encuentra situado en la mitad de desierto. Los asistentes aseguran que es una experiencia que solo entenderás cuando vayas.

Further Future

El “Hombre en llamas” ha quedado atrás y fue remplazado por exclusividad y lujo. A este festival solo puedes acceder una vez que te has registrado y solo debes tener una idea en mente: alcanzar el siguiente nivel de tu evolución colectiva; o al menos eso es lo que comentan los asistentes. En sus últimas versiones han incluido a los chefs más prestigiosos y clases de música impartidas por grandes artistas.

Secret Solstice

Cerca de la media noche es cuando todo entra en acción en este festival que es conocido por su iniciativa al poner en venta un acceso con un coste de 1 millón de dólares que incluye decenas de fiestas, traslados en jet y helicópteros privados, hospedaje de lujo, spa e inclusive un concierto en un volcán. Este es conocido como uno de los festivales más caros y exclusivos que puedes encontrar en el mundo.

Glastonbury

Este ya es un viejo conocido, pero no por eso ha perdido su encanto además de que cada año se renueva incluyendo material increíble. Al inicio todo era amor y paz pero ahora se trata de ver reunidos en un mismo escenario a los más grandes artista de todos los tiempos. También puedes pagar un “camping” de lujo con el que tendrás acceso a agua caliente, regaderas limpias y tiendas para acampar de lujo.

 

Bonnaroo

En este festival lo que más llama la atención, sin duda alguna es la experiencia del “camping”, tanto así que existen diversos nivel y precios que dependen del “paquete” que elijas. El festival tiene una gran vibra impartida por los jóvenes e inclusive familias que asisten para olvidar el estrés y simplemente sonreír y pasarla de maravilla. Muchos de los asistentes lo catalogan con “el mejor festival hippie de lujo”.

Tomorrowland

El rey de los festivales de música para bailar que se lleva a acabo en Bélgica aunque tiene unas cuantas versiones en otras partes del mundo. Los accesos para el festival se acaban de manera casi inmediata ya que a este acuden personas de todo el mundo, inclusive personas que no gustan de la música electrónica, ellos simplemente van por la experiencias de asistir a al festival más famoso de música “dance”.

Latitude Festival

Este festival es uno de los más interesante de UK, conocido por los grandes campos en los que se lleva a cabo y donde podrás encontrarte con la naturaleza de una manera increíble. Durante el verano, que es cuando se celebra, encontrarás DJ´s escondidos tras los árboles poniendo el mejor ambiente que te permitirá interactuar con animales reales, obviamente aprobados por PETA.

It´s the ship

De los más grandes festivales de música electrónica a pesar de ser muy nuevo con solo 3 emisiones. Tres días y cuatro noches de festival a bordo de un crucero gigantesco teniendo como punto de salida y de regreso Marina Bay en Singapore, cruzando por aguas internacionales de Malacca. Uno de sus paquetes incluye, por una módica cantidad, que uno de los escenarios en los que se presentarán tus artista favoritos lleve tu nombre.

Coachella

Uno de los festivales más conocidos de la historia que se enfoca en la música y en una experiencia que te permitirá escapar durante un fin de semana completo. Podrás descansar en tu campamento después de haber escuchado uno de los más grandes lineups del año reunido en un mismo lugar. También podrás disfrutar de las instalaciones de arte ambientadas por música para bailar sin control.

 

POR: PEDRO RDORÍGUEZ