El tequila es un símbolo característico de nuestro país, este año se han producido 236 millones de litros de acuerdo al Consejo Regulador del Tequila, lo cual nos convierte en el país que más lo ingiere en el mundo. Este destilado se obtiene al procesar el agave azul, una planta que crece en México y que es reconocida internacionalmente por su Denominación de Origen, una indicación geográfica de procedencia de un producto en específico.

El mundo del tequila es extenso y para comprenderlo,  te mostramos los términos básicos para saber más de esta bebida “Hecha de México”:

Agave

Es una planta endémica de México, que requiere de 6 a 7 años en madurar. Nuestro país concentra el 75% de estas especies de las cuales, el agave Tequilana Weber Agave Azul es utilizado para la elaboración de la bebida espirituosa.

Jimador

La jima, es el proceso de cortar o rasurar el agave, el oficio ha sido heredado de generación en generación. Es un método totalmente artesanal, hasta la fecha no existe ningún instrumento que reemplace este trabajo y es un paso vital para su elaboración. Casa Herradura cuenta con jimadores de diferentes generaciones que se encargan del legendario cuidado de las piñas de agave.

Fermentación

Una etapa clave para la elaboración de todas las bebidas alcohólicas, donde los azúcares transforman el alcohol al agregar fermentos. Herradura es el único tequila que se obtiene de una fermentación natural, el 80% de su sabor se obtiene de ésta gracias a las levaduras silvestres de los árboles cítricos y frutales de la Hacienda donde lo producimos.

Tipos de tequila

Para ser llamado tequila se necesita un mínimo de 51% de jugo de agave y el 49% de otros azúcares, mientras el tequila 100% de agave concentra en su totalidad el jugo del agave.  Existen distintos tipos de tequilas, extra añejos, añejos, reposados, jóvenes, blancos y cristalinos, que se distinguen por color, aroma, textura, cocimiento, maduración, fermentación y barrica en la que se conserva.