En la actualidad el arte urbano ha tomado un lugar bastante importante, llegando a ser practicado y reconocido en todo el mundo. Si bien no se podría determinar la cuna de la cual proviene, existen ciudades que cuentan con obras que dejan boquiabiertos a quien las admiran. Aquí te presentamos los spots ideales para adentrarte en este mundo:

Lisboa, Portugal

Dos de las obras más emblemáticas son el Big Raccoon de Bordello II, cerca del Centro Cultural de Belem y el Plastix Fox por el mismo artista cerca del Muelles de Santo Amaro. Una de las razones principales detrás de la extensa escena de arte callejero en Lisboa es el Proyecto Crono, iniciado en 2010, que encargó a los artistas callejeros la renovación de muchos de los edificios más antiguos y abandonados de la ciudad.

Reykjavik, Islandia

La mayoría de los trabajos recientes son producto de un proyecto llamado Wall Poetry, una colaboración entre el festival de música anual “Iceland Airwaves” y la galería de arte con sede en Berlín Urban Nation, que reúne a artistas y músicos para crear piezas inspiradas en la música.

New York, Estados Unidos

Un recorrido desde el Graffiti Hall of Fame en Harlem hasta Coney Art Walls en Coney Island; es la forma ideal de adentrarte en este tipo de arte. Encontrarás piezas icónicas de Banksy y más de los nombres más importantes del arte callejero en cada esquina de esta sorprendente ciudad.

Melbourne, Australia

Las paredes de los callejones a lo largo de Melbourne presentan ilustraciones brillantes y hermosas que se unen para crear murales vibrantes que abarcan bloques de ciudades enteras. Los recorridos de arte urbano de la ciudad pueden comenzar en ACDC Lane con sus tributos a los íconos musicales, y luego mudarse al vecino Duckboard Place con sus coloridas obras de arte pintadas en la parte de atrás de los restaurantes de moda.

São Paulo, Brasil

Algunos artistas callejeros famosos proceden de São Paulo, todos los cuales pegaron sus primeros trabajos en las paredes de la ciudad. Vila Madalena es un moderno barrio de jóvenes galerías de arte, clubes de música y cafeterías que se complementan perfectamente con una prolífica escena de arte callejero. Se centra en el callejón Beco do Batman, llamado así por el dibujo de superhéroes que lo inició todo, que va desde la calle Gonçalo Alfonso hasta la calle Medeiros de Albuquerque.