Porque sabemos que amas tu whisky, aquí te dejamos todo lo que debes saber de las botellas más caras del mundo.

JOHNNIE WALKER DIAMOND JUBILEE

PRECIO: $130,000 euros

006_diamond-jubilee

La destilería británica “Juanito Caminante” celebró los 60 años de reinado de Isabel II con este whisky, creando una edición exclusiva y limitada a tan solo 60 botellas. Estas botellas contienen un blend único realizado por el maestro Jim Beveridge a partir de whiskies de 1952, año en que la reina ascendió al trono. El precioso líquido está estibado en barricas realizadas en roble de los bosques de Sandringham. Por si esto fuera poco, cada unidad lleva incrustada un diamante de medio quilate.

 

DALMORE 64 TRINITAS

PRECIO: $148,000 euros

Como lo sugiere el Trinitas en su nombre, solo se crearon 3 botellas de este whisky y su contenido es tan fino que algunas de sus destilaciones fueron maduradas por más de 140 años.

 

THE MACALLAN CIRE PERDUE DE LALIQUE

PRECIO: $426,000 euros

decanter_8

Es uno de los whiskies más exclusivos del mundo ya que sólo existe una botella de 1,5 litros, de 64 años, diseñada por la prestigiosa cristalería Lalique, para conmemorar los 150 años de nacimiento de su fundador.

 

MACALLAN M

PRECIO: $600,000 euros

BEAM GLOBAL CANADA INC. - The Macallan M

La marca escocesa subastó esta botella de las 4 que fabricaron. Este whisky ha entrado el Guinness por ser el whisky más caro del mundo comprado en una subasta. ¿Su precio? El comprador que lo adquirió en la subasta pagó por el nada menos que unos 600.000 euros por un decantador de 6 litros. La botella está diseñada también por la cristalería Lalique.

 

105 YEAR OLD MASTER OF MALT

PRECIO: $ 1.296.000 euros

aislatorten105hr

El número uno de la lista es un whisky que descubrió un historiador escocés en su sótano. Este increíble brebaje de 105 años de antigüedad fue destilado en 1906 en la destilería Aisla T’Orten en los Highlands. El elixir pasó la mayor parte de su tiempo en el último siglo en una barrica en el sótano del historiador con sede en Aberdeen, Allie Sisell. El señor Sisell vendió el barril por una suma no revelada a la marca Master of Malt en 2010.

Fue embotellada el 8 de marzo de 2011 después de que pasó 105 años en barrica. Master of Malt se quedó con sólo 762ml  después de la exhumación de los contenidos. Han embotellado 700 ml de este whisky, 12 ml han sido para probarlo y han embotellado 50ml restante para las generaciones futuras.