Tener el trabajo ideal en la oficia ideal ya es posible con el concepto que Herman Miller ha desarrollado por casi 5 años: «Living Office».

Con esta premisa, Herman Miller ha creado espacios inspiradores que ayudan a incentivar la creatividad con uno de los elementos que usualmente se dejan al final, pero que si no se eligen de la mejor manera, sacrifican la comodidad: el mobiliario. Herman Miller ha logrado reinventar lo tradicional por elementos que se adopten mejor a las características, necesidades y actividades de una gran variedad de usuarios.

Cuando hablamos del entorno, mucha veces, dejamos de lado la importancia de crear espacios de trabajo personalizados para satisfacer las necesidades actuales de las personas. Es decir, un mobiliario que nos permitan realizar diversas acciones dentro de una misma área, lo que sólo tendría como resultado una mejor productividad con el mejor ambiente.

Es por esto que Herman Miller, como líder de diseño de espacios, ha creado «Living Office», un concepto que permite diseñar la oficina ideal, que nos represente y que evolucione con nosotros. ¿Cómo? reinventando el mobiliario tradicional por piezas ergonómicas que se conviertan en nuestros aliados en cada momento del día.

Uno de los fundamentos principales de «Living Office» es que no existe un mobiliario preestablecido que funcione en cada espacio de trabajo, es por esto que cada lugar es único y debe adaptarse al propósito, carácter y las actividades específicas de cada usuario.