ESCAPES DE SEMANA SANTA

oz-magazine-niza

Los “nuevos mandamientos” de hoteles y destinos, en la Biblia del viajero de lujo.

Tres continentes, una decena de ciudades y una media de hoteles que califican con mención honorífica en las listas de Relais & Chateaux o The Leading Small Hotels of the World. Un top de destinos, tan distantes como distintos en Asia, Europa o América. Desde la religiosa Jerusalén y su Santo Sepulcro en Israel, pasando por el espíritu aristócrata de Niza y la Riviera Francesa, hasta Santiago de Chile y la exuberante belleza de la Patagonia. Escapes de Semana Santa que comulgan en una misma iglesia del Priority Pass y se inscriben como los nuevos mandamientos en la Biblia del viajero vvip (very, very important people) de tierras santas… y lujosas.

ISRAEL Tierra Santa… y lujosa

 

Jerusalén Una iglesia aparece, una mezquita alza su minarete y un pasaje angosto desemboca en una plaza adornada por una gran iglesia, el Santo Sepulcro. Violentas ondas invaden el olor a velas. Una intrigante fuerza surge en donde la gente llora sobre la piedra donde lavaron a Cristo, otra espera para entrar a su tumba y tocar la piedra que ha recibido su cuerpo y otra más besa la piedra donde la cruz se alzaba; todas las personas lloran de emoción palpitando por el misticismo. En el bazar, unos hombres vestidos de negro caminan a una explanada, al seguirlos se llega al Muro de los Lamentos. Unos le murmuran, otros leen, algunos lloran, todos le rezan, los soldados se apoyan en él como para jalar alivio, mientras sus armas yacen en el suelo. La emoción estremece, las oraciones y ondas vibran en el aire. Al tocar la piedra, se recibe un brío algo desconocido, como si tanta energía producida por infinitos susurros a lo largo de los siglos hubiera saturado a la piedra. El alma, llena de ondas del Santo Sepulcro, desborda con conmociones del Muro de los Lamentos. Cuando la noche aparece desde el Oriente, el muecín canta la hora del rezo para los musulmanes en el Domo Dorado mientras las estrellas relatan la historia, y en los callejones desiertos, los fantasmas de la noche son absorbidos por los caminos tormentosos dentro de la muralla. Explorar Jerusalén lleva al mercado tradicional con sus carnes, verduras, frutas y dulces. Y desde lo alto del Monte de los Olivos, Jerusalén se abre como un libro donde los campanarios y torres de mezquitas bailan con músicas cósmicas.

TEL AVIV

Con sus avenidas modernas y sus jardines, un ambiente relajado y moderno, Tel Aviv es la ciudad más liberal del Mediterráneo y la segunda más grande de Israel. La costera luce unos elegantes edificios. El mercado Carmel vibra de bullicio con gritos y colores donde aceitunas, pasteles, frutas, verduras y ropas incitan a comprar. Las calles tranquilas y sombreadas se internan en la vida de la gente que se viste a la última moda. Los centros comerciales y los bares se llenan. Las calles Bialik, Sheinken, King George desbordan de batahola. Es la ciudad para divertirse, de bares en discotecas, de restaurantes en museos, de playa en cine.

NAZARET

En el noroeste, una ciudad evangélica, entre las montañas, donde reina la gran cúpula de la moderna basílica de la Anunciación, el edificio cristiano más grande de Medio Oriente que protege el lugar donde el ángel Gabriel anunció a María su embarazo.Protege los restos de la pequeña iglesia del siglo V construida sobre lo que fue la gruta-casa de María.

FRANCIA El onceavo mandamiento, en la Costa Azul

Niza

 

La Costa Azul, en la Riviera francesa, ha sido un importante centro de comercio y una región cosmopolita desde hace más de veinte siglos. Los griegos llegaron hasta este lugar, le llamaron Nicaea —evocando a Niké, la diosa griega de la victoria—. Desde la Edad Media, imperios enteros se disputaron su posesión hasta que, finalmente, quedó en territorio francés. Durante el siglo XIX, las monarquías rusas e inglesas pasaban largos períodos en Niza y desde entonces consolidó el espíritu aristócrata que le caracteriza, con palacios, mansiones y lugares exclusivos que hoy en día siguen recibiendo a familias reales, empresarios y excéntricos millonarios de todas partes del planeta.

SANTIAGO DE CHILE

Capital bohemia y moderna, al pie de los Andes

En 2012 fue calificada como la tercera ciudad más competitiva y junto con Buenos Aires, Argentina, una de las mejores para vivir en la región. Los Condes luce sus rascacielos y elegantes tiendas o restaurantes; en el mercado central se degusta la Paila Marinera; en el bohemio barrio de Bellavista se visita la casa de Pablo Neruda y el funicular al cerro San Cristóbal. El barrio París-Londres muestra edificios europeos de los años 1920. En el centro se admira la Universidad, el Palacio de la Moneda (sede del gobierno y escenario de la derrota de Allende en 1973) y edificios monumentales alrededor de la catedral. Santiago enamora con sus alrededores, se esquía a tan solo 44 km (Valle Nevado), se visita las bodegas de los mejores vinos del valle del Maipo y el Cajón del Maipo, adentro de los Andes, vigilados por el Aconcagua (6 mil 962 m sobre el nivel del mar). Santiago es una pequeña gran capital con vida cultural, restaurantes y bares, fascinantes museos y la ópera. Entre las aventuras más fascinantes que puedes vivir en este país sudamericano está el recorrido en LAN, por los tesoros de Chile y la Patagonia, los lagos, el desierto de Atacama y la isla de Pascua. Ahí se impone visitar pueblos y escenarios de accidentadas montañas nevadas con cascadas, desfiladeros y fiordos, con sus cielos rojos y morados.