AUTOR: RODRIGO FISCHER

La primera vez que conduces el Audi A7 Sportback compruebas el gran cuidado en sus detalles estéticos y funcionales, así como puntos clave en su motor minimalista, tracción integral y otras cualidades que superan límites.

La primera vez que conduces el Audi A7 Sportback compruebas el gran cuidado en sus detalles estéticos y funcionales, así como puntos clave en su motor minimalista, tracción integral y otras cualidades que superan límites.

Hace poco, este auto que fue lanzado inicialmente en 2011 ha recibido una nueva dotación de detalles que lo actualizan para no quedarse atrás.
Tales novedades se concentran sobre todo en pequeñas pinceladas estéticas y funcionales, esto sin mencionar las mejoras en motores.
De adelante hacia atrás el A7 Sportback estrena parrilla, rines, fascias y salidas de escape. La gran novedad en el exterior está en las luces, porque los faros ahora cuentan con la tecnología MatrixLED, la cual garantiza una muy buena iluminación a costa de un muy reducido consumo de energía. Por otro lado las luces traseras también se han renovado Y también incluyen LEDs.
Por dentro, el A7 cuenta con uno de los interiores mejor logrados en la industria. Es impresionante la cantidad de combinaciones que pueden existir entre colores, maderas, pieles y materiales exóticos como la fibra de carbono.

El asiento del conductor ofrece un gran soporte lateral y longitudinal, características muy adhoc para un auto muy veloz si así se lo exigimos.
Uno de los puntos clave en la renovación de este coupé de cinco puertas es su gama de motores.
Ésta contempla un mix bastante interesante que inicia con cuatro cilindros de 2.0 litros turbocargado con 252 caballos; le sigue un seis cilindros de 3.0 litros supercargado con 333 caballos; y finalmente, el S7 que contará con un ocho cilindros de 4.0 litros bi-turbo que entrega 450 caballos.
En pocas palabras, la tendencia minimalista global en cuanto motores está presente en Audi con potencias bien diferenciadas entre sí.
Respecto a la caja de velocidades, todos los motores antes mencionados van acoplados a una transmisión automática de siete velocidades que la marca llama S-Tronic.
Se trata sin duda de una de las mejores transmisiones que hay en el mundo por la rapidez en la que cambia de marchas y la eficiencia de combustible, mismas que logra en cualquiera de los motores antes mencionados.
Dependiendo su equipamiento, es posible que el A7 Sportback cuente con tracción integral. Esto significa que los ingenieros de quattro GHB en Alemania le dotaron motricidad a las cuatro ruedas del auto. Sin lugar a dudas esta característica proveniente del Campeonato Mundial de Rally, representa una ventaja dinámica sobre todo en superficies con poca adherencia como el hielo, la nieve o simplemente el asfalto mojado por lluvia.
Ya entrados en temas de técnica, vale la pena mencionar que el esquema de suspensión de este Audi tiene, en las cuatro esquinas, lo más puro en términos de deportividad de la pista a la calle. Opcionalmente puede cambiar altura y dureza.
En general, nos gusta mucho la interpretación de Audi de cómo debe ser un coupé de cinco puertas. No es para menos, porque BMW y Mercedes-Benz también tienen lo suyo.
audi.com