Cincuenta años han transcurrido desde que Hans Werner Aufrecht y Erhard Melcher fundaron la oficina de ingeniería, construcción y búsqueda para el desarrollo de motores de carreras en Grossaspach. Lo anterior se traduce a la actualidad como el inicio de los modelos AMG de Mercedez-Benz.

Hans y Erhard comenzaron su proyecto en 1960, el diseño de un motor de carreras a partir de la máquina que equipaba el sedán Mercedes- Benz 300 SE con el apoyo del dueño de la marca, ya que trabajaban para el. Curiosamente fue hasta 1971 cuando dieron el primer salto al futuro.

Gracias al diseño creado enteramente por ellos bajo el nombre de “Mercedes-Benz 300 SEL AMG 6.8” y con el cual se ganaría las famosas “24 Horas de Spa-Francorchamps”. No existió duda de la grandeza de aquel auto rojo que levantó miradas confirmando la calidad y surgimiento de carrocerías personalizadas a inicios de los 70´s.

En 1993 la oficina de patentes reconoció a AMG como marca registrada, una decisión que les permitió a sus dueños fabricar motores para otras marcas automotrices hasta 2005, año en el que Daimler AG (Mercedes-Benz) su socio y mejor cliente compró el total de las acciones de Aufrecht-Melcher-Grossaspach (AMG).