En ocasiones el destino para viajar no es tan importante y lo que queda en primer plano es el lugar en donde te hospedas. Si te gusta quedarte en lugares espectaculares y exclusivos te dejamos una lista de hoteles a los que no podrás resistirte.  

Aqua Dome, Austria

Este complejo se encuentra en Austria, un país al que no pensarías empacar tu traje de baño, sin embargo en el Aqua Dome si vas a necesitarlo.

Se trata de un gigantesco spa al aire libre con albercas de agua termal con temperaturas que van de los 34 ° C y 36 ° C. Lo que más llama la atención son su piscinas con forma de cazuela, en ellas se puede disfrutar de una tarde llena de relajación y contemplación. Cada una tiene su propia personalidad, la más grande está dotada de burbujas continuas como si se tratara de un jacuzzi, la segunda es acompañada de música y luces relajantes mientras que la última tiene un geiser en el centro. Todas están conectadas al interior del hotel por medio de arroyos artificiales.

Se encuentra enclavado en el magnífico paisaje de las montañas Ötztal, una perfecta combinación de paisaje alpino, construcciones de madera y olor a leña quemándose.

Montaña Mágica, Chile

La magia de este hotel radica en el hecho de que se trata de un gigantesco volcán hecho por el hombre el cual arroja aguas termales en lugar de lava.  La Montaña Mágica se encuentra rodeada de 300 kilómetros de selva viviente, cuenta con bañeras de hidromasaje al aire libre, mini golf, sala de lectura, sauna y hasta un centro de convenciones. Si deseas visitarlo debes reservar con anticipación ya que sus 40 habitaciones se ocupan rápidamente.

The Caves Resort, Jamaica

The Caves, como su nombre lo indica, cuenta con un intrincado sistema de cuevas a la orilla del mar. En una de ellas se encuentra el Bar Blackwell Rum cuyas paredes son de piedra volcánica con velas incrustadas que le impregnan mayor dramatismo. Dentro de estas cuevas también tiene una mesa donde se puede servir una cena privada. Dispone de solo de 12 habitaciones sobre el acantilado, incluyendo una villa de lujo con cuatro dormitorios.

 

Este texto fue publicado originalmente en: El Souvenir.